EXPERIENCIASww copia.jpg

Pasea Provincia

alfarnatejo.jpg

Alfarnatejo

 

Pocas veces en Andalucía nos vamos a encontrar con una localidad que reúna una oferta turística de contacto directo con la naturaleza, con rutas de espectaculares panorámicas y una gastronomía sin comparación.

 

Alfarnatejo ofrece uno de los paisajes más bellos de la Axarquía.

 

Es un pequeño pueblo blanco de la Axarquía, donde el tiempo se ha detenido. Está rodeado de magníficos paisajes. Junto con el vecino pueblo de Alfarnate, lleva el sobrenombre de «Pirineos de la Costa del Sol».

 

Se sabe que acogió en el siglo XIX a muchos bandidos que llegaron a esconderse allí.

 

Es un lugar privilegiado para la práctica del senderismo. Podrás descubrir las cumbres de Chamizo, Gallo y Vilo, y la Sierra de Caramolos. Entre estos picos descubrimos espectaculares gargantas, barrancos, fuentes de agua y el río Sabar.  www.alfarnatejo.es

 

Casares

Parece que la Naturaleza eligió Casares para hacer una de sus mejores obras, destacando este municipio de la Costa del Sol por la Biodiversidad y la variedad de paisajes. Su ubicación geográfica, a caballo entre el Estrecho de Gibraltar, la Serranía de Ronda y la costa, han propiciado que en este territorio confluyan hasta tres ambientes diferentes, que forman parte de la Red Andaluza de Espacios Naturales Protegidos.

 

Casares cuenta con el Paraje Natural de Sierra Bermeja, macizo montañoso cuya peculiaridad es su origen volcánico, que recibe su nombre del color rojizo (o bermejo) de las peridotitas, las rocas predominantes. Esta geología tan peculiar es la responsable de que pocas plantas sean capaces de crecer en un suelo con una composición tan dura, pero las que crecen son muy especiales, destacando los endemismos, únicos en Andalucía. Quizás esta fue la razón que llevó a ilustres botánicos de principios de siglo a explorar esta sierra y gracias a este interés, Félix Haenseler y Edmond boissier descubrieron para la ciencia en 1837 el pinsapo, un abeto endémico único en el mundo que forma bosques en la cima de Los Reales de Sierra Bermeja y El Puerto de la Mujer.

 

Sierra Bermeja da paso en su extremo occidental a otro tipo de ambiente de origen calizo, el macizo de Sierra Crestellina. Declarada Paraje Natural Protegido, debe su nombre a la forma de los picos de sus cimas, verdaderas crestas inaccesibles elegidas por bellas rapaces como los buitres leonados como cuartel para nidificar y establecer su hogar; un bello espectáculo que se puede contemplar desde el castillo de Casares. Se recomienda también el paseo por la ruta señalizada que atraviesa los bosques de esta sierra, asciende hasta su refugio de montaña y baja luego hasta el pueblo.www.casares.es/turismo

 

Marbella

Los amantes de la naturaleza tienen la oportunidad de gozar de la belleza de la famosa montaña que protege Marbella, Sierra Blanca, muy cercana al Parque Natural Sierra de las Nieves, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.

 

En esta sierra, refugio y reserva de la ágil “capra hispánica” y paraíso vegetal donde entre su foresta pueden admirarse magníficos ejemplares del arcaico pinsapo, además de favorecer las condiciones climáticas de la ciudad, es sin duda el elemento más llamativo del paisaje marbellí, destacando los picos de La Concha (1.215 m) y de Juanar (1.184 m), éste ya en tierras del vecino municipio de Ojén. Las rutas de Marbella a Juanar, o desde Marbella a La Concha (para los senderistas más expertos), pasando por Puerto Rico, o simplemente una excursión a la zona conocida como Los Monjes son una sugerente invitación.

 

Senderismo, turismo activo, cicloturismo, excursiones en 4x4, rutas en bici, avistamiento de aves son, entre otras, muchas de las actividades que se pueden realizar en plena naturaleza en Marbella, existiendo multitud de empresas especializadas en este tipo de turismo que ofrecen sus servicios de guías y alquiler. www.marbellaexclusive.com

 

Ojén

A caballo entre el mar y la sierra, Ojén se extiende por la falda de la montaña, siendo puerta de entrada a la Sierra de las Nieves y situándose a escasos 7 kilómetros de la playa. Su localización oferta varios senderos de gran recorrido, como el 243 (Ojén-Juanar-Monda) y la Gran Senda de Málaga, así como dos de pequeño recorrido. Para más información: www.turismo.ojen.es/naturaleza

 

Pero antes de internarnos en la naturaleza, Ojén merece un pausado paseo urbano. Los amantes de la fotografía encontrarán grandes vistas en cualquiera de sus cuatro miradores: carretera de Monda, mirador de El Juanar, del polideportivo y el de la rotonda del Castañar. Perderse cámara en mano por el centro, por sus calles estrechas de casas encaladas también dejará grandes estampas. La más típica de todas debe realizarse delante de las dos palmeras que jalonan la portada principal de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y que le dan ese aire exótico; la segunda se recomienda en la Fuente de los Chorros, muy cerca del templo, de cuyas aguas bebe casi todo el pueblo.

 

Y bajo ningún concepto podemos abandonar Ojén sin visitar las cuevas. Las Altas son un enorme macizo de roca caliza en pleno pueblo donde las oquedades aprovechadas en otros tiempos por pastores para guardar al ganado se saltean con las casas de los actuales vecinos. Subiendo por sus empinadas escaleras tendremos una de las vistas más hermosas de la localidad con el mar de fondo. Las cuevas Bajas están compuestas por otro conjunto rocoso junto al río que es protagonista de distintos eventos y celebraciones a lo largo del año, desde bodas hasta pasajes del terror. www.turismo.ojen.es

 
publi-grande ayuntamiento.jpg